Hablamos con Jesús Genil, Ingeniero en telecomunicaciones por la Universidad de Granada.

Cuando un nuevo miembro llega al equipo, uno de los retos que se le propone es el de la obtención de certificaciones oficiales en diversas áreas de Cloud. Cuando Jesús llegó, entonces tenía conocimientos muy básicos y muy poca experiencia sobre cloud, por lo que prácticamente tuvo que comenzar de cero. Sin embargo, ello no le supuso ningún obstáculo, debido a que todo el equipo que forma Gravity le ayudó a progresar rápidamente a través de workshops y asistencia.

Una vez superada esa primera toma de contacto, Jesús optó por la certificación de AWS Certified Solution Architect Associate, una de las que más cimientos pone a los conocimientos de los servicios Core de AWS.

A continuación, Jesús nos detallará cómo fue su experiencia a lo largo del proceso de certificación.

Conceptos fundamentales

En la fase inicial del proceso, comenzamos por aprender los aspectos fundamentales de la nube, temas tales como seguridad, gobierno, control de costes, disponibilidad, autoescalado y otros temas básicos para entender las enormes capacidades y el cambio de paradigma que ésta propone. Básicamente se deben adquirir los principios y el conocimiento básico que se necesitan para poder formar escenarios más complejos.

Esta primera parte demanda mucho trabajo de lectura, tutoriales, workshops, podcasts y videos referentes al tema. También tuve la oportunidad de participar en meetups en Madrid que me ayudaron a compartir opiniones y resolver dudas con compañeros de otras empresas.

Debo añadir que además de las plataformas de pago como acloud.guru para la formación en cloud, la propia compañía de Amazon pone a nuestra disposición muchísimo material de primera calidad y totalmente gratuito, a través de su plataforma AWS Training and Certificaction.

Recomiendo de manera particular tomar cursos del tipo de acloud.guru, ya que nos dan un temario ya guiado. Sin embargo, algo de lo que carecen estas plataformas es la falta de laboratorios o código de ejemplo.

Puedo decir con toda seguridad que si se sigue este curso pero no echamos horas y horas sobre la consola de AWS, en el examen aparecerán preguntas que no sabremos responder por esa falta de contacto con la consola, por lo que se hace muy necesario plantearnos mini problemas a resolver, y que los resolvamos de manera práctica. En lo referente a la certificación, es muy importante tener un guión y extender tus conocimientos en base a la experiencia y necesidades, pero sin perder el foco de conocimiento necesario para tal fin.

Otro material muy importante que pone a disposición AWS de forma gratuita, y que se utilizan como base para la formulación de las preguntas del examen son los conocidos papers. Para un associate no son muchos los papers relevantes, pero son de obligada lectura. Además de los papers, a título personal pienso que a los FAQ´s no se les menciona tanto como debiera. Tienen esa mezcla entre teoría y recetario que los convierten en un elemento muy potente para resolver problemas del día a día.

Participa en proyectos Cloud Native

Uno de los primeros problemas existentes durante la primera fase de estudio y certificación con AWS, es que la formación es principalmente conceptual y teórica, sin práctica. Si uno no ha tenido ningún tipo de experiencia práctica previa con la nube, el proceso de aprendizaje se hace un poco más cuesta arriba. En otras palabras, si hemos resuelto un problema real con estos conocimientos teóricos, es muy difícil que ello se olvide, porque la actividad práctica nos ayuda de forma poderosa a asimilar y recordar lo aprendido.

En ése orden de ideas, si durante el proceso de formación tenemos la suerte de ingresar a una empresa que se encuentre trabajando con arquitecturas en la nube, ello nos permitirá unir teoría y práctica al mismo tiempo, lo que permitirá facilitar y acelerar considerablemente nuestro proceso formativo.

Tal es el caso de Gravity, una empresa que ya estaba trabajando con arquitecturas en la nube. En Gravity me encontré en un proceso de transición y de aprendizaje, en donde en la empresa y los clientes se estaba empezando conocer y estudiar el funcionamiento de la arquitectura en la nube.

Allí trabajé con una de las primeras aplicaciones, que además fue punta de lanza en el proceso de transformación digital. Esto me ayudó mucho a aprender rápidamente sobre cloud, debido a que durante 8 horas al día estaba trabajando sobre la materia.

En los proyecto de cloud en los que trabajé, aprendí a utilizar nuevos servicios, a poner en práctica las arquitecturas, a comprender la casuística de los problemas y a construir soluciones a los mismos, y empecé a meterme en el barro de lo que significa IaC (Infrastructure as Code).

Al cabo de unos meses, había ya aprendido lo suficiente como hacerme cargo del siguiente proyecto, que tenía que empezar desde cero pero con bases similares al anterior, participando en la definición de la arquitectura y siguiendo el aprendizaje en paralelo sobre la nube de AWS.

Sobre el examen

Una vez que se han revisado de forma exhaustiva todos estos materiales y se han asentado toda una serie de conceptos fundamentales en base a la práctica, es importante enfocarse en la preparación para los exámenes.

Los exámenes realmente no son difíciles una vez que conocemos su estructura, pero es importante conocerlos y practicar de antemano, saber qué se exige, qué problemas se plantean para su resolución.

Podemos encontrar muchos recursos en Internet, sin embargo hemos de tener en cuenta su historial, ya que AWS cambia rápidamente y algunas cuestiones se quedan rápidamente obsoletas, por lo que utilizar ciertos exámenes previos de práctica podría, por la misma razón, confundirnos más que ayudarnos. En tal sentido, los exámenes de tutoriales dojo me parecieron bastante buenos en lo que a dificultad, explicación y actualidad de los temas se refiere.

Otro inconveniente en tal sentido, para el cual también debemos estar preparados previamente, es el tiempo límite permitido para la presentación del examen. Se otorgan 2 minutos para responder cada pregunta relacionada a la construcción de soluciones de arquitectura.

Dependiendo de qué exámenes hayamos resuelto previamente a manera de práctica, se podría pensar que es mucho tiempo, sin embargo, la topología presente en el examen real hace que el sumatorio del tiempo gastado en cada pregunta no nos deje un exceso de tiempo idóneo, como para poder revisarlo con la calma suficiente.

El examen consta con un total de 65 preguntas, incluyendo unas 5 preguntas sin puntuación que sólo son utilizadas para fines estadísticos, y el tiempo permitido para completarlo es de 140 minutos. Si dejamos alguna pregunta sin responder, la respuesta a la misma será considerada como incorrecta, aunque no hay penalización por responder de forma errónea. El costo del examen es de 150$, pero, si ya hemos obtenido alguna otra certificación de AWS, ello nos permitirá obtener un descuento del 50% en el examen, por lo que su costo sería de 75$. Cabe señalar, no obstante, que dicha opción de descuento es válida tan solo por 6 meses.

La puntuación máxima posible a ser obtenida en el examen es de 1000 puntos, mientras que la mínima puntuación posible es de 100 puntos, y se requiere obtener 720 puntos para lograr la aprobación del examen.

Respecto al formato, hay preguntas en las que ves claramente que sólo existe una opción válida, mientras que en otras preguntas no se ve tan claro (es decir, está sujeta a interpretación, por lo que debemos leer entre líneas la pregunta), y también están aquellas que en mi opinión entrañan mayor dificultad: todas las respuestas son válidas pero hay una que sobresale del resto, y como futuros arquitectos de soluciones debemos desarrollar la capacidad de detectarla.

Por otro lado, de cara a nuestra preparación para el examen, hay cosas que es importante aprenderlas, pero dependiendo de qué es lo que necesitamos. No hay ningún recetario común ni panacea en este aspecto.

Por ejemplo, hay muchos elementos, datos, cifras, etc., que deben estudiarse para el examen pero en realidad no los utilizaremos en el día a día, como también ocurre con exámenes de otras disciplinas.

Otro caso concreto que podemos comentar es en relación a los servicios DNS. En el examen podrían aparecer preguntas como, ¿cuántos DNS pueden crearse por defecto, como máximo? La respuesta es 20. Más adelante quizás esa cifra cambie a 25, y en efecto, ello no es algo que sea realmente necesario en el día a día, aunque sí debemos aprenderlo de cara al examen.

La cuarentena por COVID-19 y la posibilidad de efectuar los exámenes de forma online

Desde el mes de marzo, como consecuencia de las medidas de cuarentena estricta implementadas por gobiernos de todo el mundo a fin de contrarrestar la curva de contagio por COVID – 19, las posibilidades de efectuar los exámenes de certificación en centros de pruebas se vieron fuertemente limitadas, por lo que AWS decidió ofrecer la oportunidad de que los candidatos efectuasen los exámenes a distancia, en esos caso, obviamente, los supervisores controlarán los exámenes de forma remota.

A fin de poder fijar el examen en una fecha y hora que nos resulte conveniente, AWS recomienda programar la cita con suficiente antelación, para lo cual existe un equipo de vigilantes en línea disponible las 24 horas del día.

Asimismo, para efectuar el examen de certificación en línea se requiere que el candidato se comunique con un tutor de habla inglesa, quien dará le dará la bienvenida al proceso a la vez que supervisará el entorno físico desde donde el candidato realizará el examen. El examen está disponible en diversas lenguas, sin embargo, toda comunicación con el supervisor debe ser efectuada en inglés.

Los exámenes en línea, como ocurre también con los que son efectuados en un centro de pruebas, deben cumplir con ciertos criterios técnicos. Por ejemplo, la prueba de sistema debe ejecutarse en el mismo equipo, red y ubicación desde donde realizaremos el examen. El espacio para la realización del examen debe ser privado y tranquilo, no deben existir interrupciones.

Un elemento que también debemos señalar, es que a diferencia de los exámenes que se efectúan en centros de pruebas, durante el examen en línea no está permitido que el candidato tome descanso alguno, es decir, el candidato no podrá levantarse de su silla y deberá mantenerse en todo momento bajo la vista de la cámara web. Esta es una condición de obligatorio cumplimiento para el formato online del examen.

Si el candidato sabe que por razones de salud o de otro orden necesitará levantarse en algún momento y tomar un descanso, es preferible que programe un examen para ser realizado en un centro de prueba, cuando las condiciones lo permitan.

La programación de la fecha del examen puede llevarse a cabo desde la propia cuenta de certificación de AWS del candidato, pero, la supervisión en línea sólo estará disponible cuando el examen se programe con el proveedor de pruebas de AWS, Pearson VUE.

En el portal del Pearson VUE debemos elegir la opción, “en mi casa u oficina”, a fin de optar a la realización del examen virtual. Si nuestra primera opción de fecha y hora no se encuentra disponible, debido a la alta demanda, podemos intentar nuevamente dentro de unos días, ya que también es posible que la disponibilidad de fechas tenga cambios.

La preparación para los exámenes y los beneficios para el profesional

Aprender a dominar la nube ayuda a ver las cosas de otra forma, nos permite hallar varias formas posibles de optimizar determinados problemas, dependiendo de lo que se necesite. En primer lugar debemos determinar nuestros requisitos, sabiendo hacer las preguntas correctas y anticiparse a las problemáticas que éstas entrañan.

En segundo lugar, debemos saber qué es lo óptimo y cómo nos podemos acercar a ello lo máximo posible, utilizando los recursos de los que se disponen: rendimiento, alta disponibilidad, presupuesto y costos, escalabilidad, velocidad, velocidad de implementación, dificultad, alcance y recursos disponibles, entre otros.

Hay que ser versátiles, saber pivotar y tener vías de resolución en función de los distintos problemas que siempre entraña el desarrollo de un producto, y que es imposible determinar en una fase inicial de definición.

También es importante ser responsable, evitar errores a toda cosa, y aún así tener los mecanismos de control, stop loss, monitorización, contención y prevención posibles.

También aprendes cosas que luego no usas, un ejemplo puede ser la gestión de IAM o gobierno (lo llevan perfiles más del tipo administrador), que no es una cosa de la que nosotros nos encargamos, al menos no de momento, ni tampoco el SMS, el servicio de migración, para perfiles más DBA.

Esas son cosas que no usas todos los días, sin embargo, nos permite tener una perspectiva de las soluciones posibles a problemáticas que encontremos en nuestro trabajo, o que podrían afrontar otros equipos de trabajo dentro de una misma empresa.

Como los sistemas son cada vez más complejos es muy complicado que una sola persona pueda tener una visión completa de todos los problemas y sus posibles soluciones, no obstante, gracias a los conocimientos adquiridos en el proceso de certificación se hace más factible plantear soluciones u orientaciones desde el alto nivel a otros equipos de trabajo, en torno a cómo tratar de resolver un problema dado, qué vías transita, qué posibles soluciones existen, el impacto que tienen, etc.

Más aún, el proceso de estudio y preparación previa al examen sin duda ayuda al profesional a elevar su nivel técnico incluso por encima del nivel requerido para aprobar el examen mismo. La certificación en sí, no es más que la acreditación de cierto conocimiento. Lo realmente importante es el camino recorrido hasta llegar a ese punto, por ello es que en Gravity apostamos a la certificación de nuestro equipo de trabajo en la nube de AWS, así como a su formación permanente en general.

Una vez conseguida la certificación, te das cuenta de que sólo es un peldaño más en la escalera. No sólo en el sentido de conseguir el resto de certificaciones, si no en el modelo conceptual en el que el mundo de las TI se mueve, de cambio, evolución y aprendizaje continuo necesario para tener un hueco en esta industria.

Por último, me gustaría cerrar expresando mi más sincero agradecimiento a todo el equipo de Gravity, por la gran oportunidad que he tenido allí de formarme de manera continua, con el apoyo y asesoría de compañeros más experimentados, aplicando de manera práctica, como señalé al principio de este artículo, los conocimientos teóricos que iba adquiriendo durante el proceso de certificación, lo que jugó un papel muy importante para acelerar mi proceso formativo, y, finalmente me ayudó a culminar con éxito el proceso de certificación.

A lo anterior, debe añadirse que Gravity es una compañía que forma parte del programa de partnership de AWS, sumando aún más ventajas al proceso de formación práctica dentro de la empresa, en todo lo que respecta a la nube de AWS.

Puedo decir con toda seguridad, que Gravity apuesta a la formación continua de su equipo de trabajo, y particularmente en áreas como el cloud, ya que esta es una de la los ámbitos centrales de desempeño de la compañía.

Ernesto León

Ernesto León

Journalist specialized in technology